jueves, enero 24, 2008

OBISPO DE COLÓN VISITA COSTA ABAJO

El pasado domingo 20 de Enero monseñor Audilio Aguilar visitó las comunidades de Piña, de Chagres y de Río Indio en las que presidió la santa Eucaristía, la gente mostro alegría y entusiasmo con la presencia de el Pastor de la Iglesia de Colón en medio de ellos.













Nuevos Sacerdotes para Colón

DIÓCESIS DE COLON KUNA YALA
Alegría por la ordenación de tres nuevos presbíteros
El obispo de la Diócesis de Colón, Monseñor Audilio Aguilar presenta a los nuevos presbíteros.
La Catedral Inmaculada Concepción, vistió sus mejores galas, familiares, amigos, religiosas, fieles llegados de diversas comunidades siguieron de cerca cada uno de los detalles de la celebración.
CONSAGRADOS A DIOS

Los nuevos presbíteros quedan consagrados al servicio de Dios y de su Iglesia, en su misión de anunciar el mensaje de salvación.


Aladino Zambrano G. -






Desde el sábado 5 de enero, la diócesis de Colón Kuna Yala cuenta con tres nuevos presbíteros, Narciso Abrego Rodríguez, Ángel Pinilla González y Carlos Alcides Rodríguez, que deberán ser testigos de la fe y comunicadores de la Palabra, servirán a Cristo, Maestro, Sacerdote y Pastor, por quien la Iglesia se edifica y crece como pueblo de Dios y templo santo.La ceremonia fue presidida por el Obispo de Colón - Kuna Yala, Monseñor Audilio Aguilar; concelebraron el Obispo Emérito, Monseñor Carlos María Ariz, y presbíteros de las varias diócesis del país y sacerdotes venidos de España donde estudió uno de los ordenados. Monseñor Aguilar en su homilía sostuvo que el sacerdocio es un don de Cristo a su Iglesia. Explicó que por la imposición de manos los presbíteros quedan consagrado al servicio de Dios y a su Iglesia.

Reiteró que el sacerdocio es esa vocación privilegiada por la que el Señor escoge a jóvenes de su pueblo ya que él habla al corazón y pone esa inquietud, y ese deseo de servir, ese deseo de entrega a los demás, de servir incondicionalmente a las personas. Luego anotó, “hoy se concretiza ese deseo que una vez, hace muchos años, ustedes manifestaron a aquella persona de confianza, que ustedes querían ser sacerdotes”, y agregó, “hoy se concretiza aquel momento en que ustedes iniciaron una etapa de formación en el seminario, hoy se concretiza aquel momento por el que han sufrido, han luchado, han estudiado, se han agotado a la vez que han dedicado mucho tiempo para prepararse de la mejor manera, para consagrarse definitivamente al Señor”. Reiteró que es el Señor quien llama a cada uno para cumplir la misión de anunciar el Reino de Dios. Indicó que para el sacerdote su única misión es amar a Dios sobre todas las cosas y amar al prójimo. El llamado es también para anunciar el mensaje de salvación y enseñar a los hombres a practicar el bien cada día, a enseñar a los hombres y a mujeres a que se amen unos a otros y se entreguen en virtud de ese amor que nos viene del padre.Más adelante centró su reflexión en lo que ha representado para cada uno la opción libremente por el sacerdocio, teniendo lo posible de seguir por otro camino como lo es la vocación al matrimonio, y que por lo tanto están llamado a vivir el celibato. Igualmente recordó que como servidores, los presbíteros están llamado a obedecer, aclarando que la obediencia tiene mucha importancia para la Iglesia porque es la sumisión de la voluntad.